¿Cómo sacar el máximo provecho al confinamiento?

La situación inaudita que estamos viviendo tiene un sin fin de oportunidades si la aproximamos con un punto de vista adecuado. La mayoría de nosotros vamos a pasar en casa más tiempo de lo habitual, y puede que nos resulte difícil saber qué hacer con él. El proverbio idle hands are the devil’s workshop (las manos ociosas son el taller del diablo) nos avisa de los peligros del exceso de tiempo libre: abandonarnos a los malos hábitos, aburrimiento, ansiedad y otras situaciones perjudiciales para nuestra salud. Aunque es algo raro hoy en día, aburrirse no es algo malo, pero un exceso se puede hacer difícil de llevar, sobre todo cuando nuestro movimiento está limitado.

Nos enfrentamos a un cambio de paradigma mundial, así que no está de más aprovechar para explorar nuevas actividades y maneras de relacionarse con el mundo y con nosotros mismos. Tenemos una gran ocasión de aprender, experimentar y descubrir muchas cosas, algo muy positivo para el desarrollo personal.

Prueba de los aspectos positivos que tiene esta situación, son estas imágenes de Venecia, o la reducción de la contaminación en China. La reducción de los desplazamientos se está haciendo notar en la contaminación. Estamos, en definitiva, dando un respiro al planeta. Quienes vivimos en núcleos urbanos, estamos también disfrutando de un silencio sin precedentes.

Además, hay quienes afirman que bastan 21 días para crear un nuevo hábito, un comportamiento repetido que nos ayude a crecer en lo personal y en lo profesional. Ahora los tenemos entre las manos ¿Y si lo intentamos?

1. Cuidarnos

¿Crees que puedes mejorar tus hábitos para que estén más acordes con tus objetivos?

Prueba a cambiar tus hábitos de alimentación para comer más sano, organizar tu rutina de cocina para que sea más eficiente y también probar nuevas recetas.

Vamos a movernos mucho menos de lo habitual. Busca la manera de hacer ejercicio en casa, el gimnasio más barato y cómodo que ha existido nunca. En youtube hay distintos canales de yoga y gimnasia para todos los niveles: basta que los pongas y sigas las indicaciones y movimientos del instructor. El ejercicio además te servirá de recordatorio para mantener regularidad en tus visitas a la ducha y te ayudará a dormir mejor.

También es la oportunidad de conectar con tu interior y meditar. Quince minutos al día no son nada si estás todo el día en casa y puede darte grandes beneficios. El silencio que hay ahora en la calle es además un gran aliado para hacerlo.

Es de igual manera una buena ocasión para organizar la casa y el armario, separar lo que ya no necesitamos y hacer esos pequeños arreglos para los que nunca tenemos tiempo.

Si queréis más consejos acerca de cómo mantener la paz interior, aquí tenéis algunos.

2. Estar en contacto

Para sobrellevar el aislamiento es aconsejable estar en contacto con familia y amigos, más aún de lo habitual. Usa aplicaciones como kosmi para jugar, hablar, ver películas con ellos, e incluso comer “juntos” en una videollamada ¿Por qué no? La misma plataforma te permite entrar en actividades abiertas e interactuar con desconocidos.

Con vuestros compañeros podéis hacer un grupo de slack, una de las herramientas más utilizadas hoy en día para los equipos que trabajan de manera remota.

La plataforma Miro ha publicado un compendio de actividades de team building remoto, y museumhack otra.

Un ejercicio rápido para empezar es este:

Toma una foto de tu escritorio, tal y como esté (no vale colocar las cosas), y compártela con el resto del equipo. Es una buena forma de conocernos.

3. Cultivarse

Siempre es un buen momento para aprender. Internet es la biblioteca más grande que jamás ha existido. Si enfocamos nuestra atención podemos aprender mucho. Aquí van algunas ideas:

  • Haz una lista de tus autores, artistas y creadores favoritos y busca la manera de aprender de ellos. Puede ser leyendo sus libros o blogs, viendo sus documentales, escuchando sus podcasts, viendo sus vídeos de youtube, etc.
  • ¿Tienes un instrumento musical que nunca conseguiste aprender a tocar? Sácalo del armario, busca tutoriales y ponte a tocar.
  • ¿Quieres mejorar tu posicionamiento profesional, aprender a presupuestar y a tratar a los clientes? Los vídeos de The Futur son un excelente recurso para aprender.
  • ¿Quieres aprender a dibujar? Puedes seguir los vídeos de Pablo Stanley sobre animación e ilustración o apuntarte a los cursos gratuitos de Crehana y Domestika.

Una pregunta que puedes hacerte es ¿tengo una habilidad que me haga especial? Si la respuesta es SÍ, entonces ve al punto 4 y demuéstraselo al mundo haciendo un trabajo que lo demuestre. En caso contrario, aprovecha este periodo para desarrollar una.

Según los expertos en aprendizaje Barbara Oakley y Terrence Sejnowski, cuyo curso recomiendo a todo el mundo, si compaginamos el aprendizaje de distintas cosas a lo largo del día en breves periodos de tiempo, podemos acelerar el aprendizaje, ya que ejercitar distintas habilidades fomenta la creación de nuevas conexiones neuronales. Dormir bien, por cierto, es muy importante para que estas conexiones crezcan más rápido. Dedica media hora al día a lo que quieres cultivar y verás cómo en poco tiempo notas avances. Media hora a cada actividad. Varias actividades al día.

4. Producir

El tiempo dedicado a aprender puede ser muy placentero, pero solo si produces algo y lo compartes con el mundo llegarás a cerrar el ciclo y tendrás un aprendizaje completo.

Para la mayoría de nosotros hacer algo así es muy difícil. Prueba a seguir estos pasos:

Lo primero es preguntarnos ¿tengo malas ideas? No ¿verdad? Si no se te ocurre nada, nada, puedes echar una mano con la crisis. Hay muchas iniciativas en marcha y puedes ayudar en alguna. Puedes también lanzar ideas para los ciudadanos de Madrid.

Elige una y ponte a trabajar. Fija una fecha para terminar y ponla en la pared. En el proceso tendrás que luchar contra lo que Seth Godin llama la resistencia, una parte de nosotros que por evitar que nos metamos en líos no nos deja sacar lo mejor que tenemos. Estas son algunas señales, sacadas del libro Linchpin, que nos indican que la resistencia está ganando la batalla:

  • No terminar a tiempo. Tarde es el primer paso hacia nunca
  • Procrastinar por perfección
  • Evitar adquirir nuevas habilidades
  • Creer que se trata de suerte y talento, y no de habilidad
  • Hacer un trabajo mediocre y fácil de ignorar
  • Criticar lo diferente
  • Disminuir la marcha según te acercas al final
  • Esperar a mañana
  • Temer que te roben las ideas
  • Abandonar las rutinas que funcionan
  • Decir que no tienes talento ni suerte
  • Estar siempre pendiente de la última novedad, considerando lo de ayer como pasado

Por el contrario, debemos trabajar como si no tuviéramos nada más importante que hacer (la frase es paradójica, ¿verdad?) y cuidar de nuestra motivación llevando un control visible de nuestros progresos y visualizando un resultado positivo. Compartir con amigos, pareja y parientes nuestra decisión también nos ayudará a no perdernos en el camino.

En esta fase, dominar el uso del tiempo es fundamental. Si lo empleamos bien, podemos sacarle mucho rendimiento. La técnica del pommodoro, trabajar en periodos de 20-30 minutos centrándonos al 100% en la tarea elegida, será tu aliada para evitar la procrastinación, no perder tiempo en redes sociales (¡100% de concentración en la tarea!) y tener un control del tiempo que dedicas a cada cosa. Aplicaciones como BeFocused, Tomato Timer o Stopwatch hacen esto muy sencillo. Diseña una rutina diaria y síguela.

Quiero cerrar diciendo que si bien la ocasión nos brinda una oportunidad de oro para poner en práctica estas cosas, en realidad sirven para toda la vida. Espero que encuentres aquí inspiración para poner a cero el contador y empezar a sacar más partido a la vida.

Hay muchos más, pero aquí tienes algunos recursos online de los que puedes alimentar tu mente y mantener activo tu aprendizaje:

A continuación tenéis una serie de charlas cortas de diseñadores clave para aprender diseño.

El diseñador de libros Chip Kidd sabe muy bien con qué frecuencia juzgamos las cosas por las primeras apariencias. En esta charla explica las dos técnicas que usamos para comunicar de forma instantánea: claridad y misterio, y cuándo, por qué y cómo funcionan. Revisa algunas piezas de diseño y comparte el pensamiento detrás de algunas de sus propias portadas de libros.

No tienes que trabajar en Broadway para diseñar un set, dice el director creativo David Korins: puedes ser el escenógrafo de cualquier espacio de tu vida. Compartiendo ideas de su trabajo en éxitos como Hamilton y Querido Evan Hansen, Korins ofrece un proceso de tres pasos para comenzar a crear el mundo en el que deseemos vivir.

John Maeda, ex presidente de la Escuela de Diseño de Rhode Island, se dedica a vincular diseño y tecnología. A través de las herramientas de software, páginas web y libros que crea, difunde su filosofía de elegante simplicidad.

Para quienes estáis interesados en la luz:

El arquitecto de iluminación Rogier van der Heide ofrece una nueva y hermosa forma de mirar el mundo, prestando atención a la luz (y a la oscuridad). Ejemplos de edificios clásicos ilustran una visión profundamente pensada del juego de luces a nuestro alrededor.

El diseñador y arquitecto Neri Oxman lidera la búsqueda de formas en que las tecnologías de fabricación digital pueden interactuar con el mundo biológico. Trabajando en la intersección del diseño computacional, la fabricación aditiva, la ingeniería de materiales y la biología sintética, su laboratorio es pionero en una nueva era de simbiosis entre microorganismos, nuestros cuerpos, nuestros productos e incluso nuestros edificios.

Simon Sinek tiene un modelo de liderazgo simple pero poderoso; todo se basa en un círculo de oro y la pregunta ¿por qué? Sus ejemplos incluyen a Apple, Martin Luther King y los hermanos Wright. Y como contraparte, TiVo, que (hasta la reciente victoria legal que triplicó el precio de su acción) parecía estar en dificultades.

Solicita información

Tel. con cód. int.*
Demuestra que no eres un robot.

Responsable: Istituto Europeo Di Design, S.L. B-80813959

Finalidad: La información recopilada en el sitio web únicamente será utilizada para las siguientes finalidades:

  • Recibir información de cursos

Tipo de información que recopilamos (Legitimación):

Consentimiento expreso, o contrato. Recopilaremos los datos que se indican en el formulario, dicha información es necesaria para realizar las finalidades que se describen en el anterior apartado.

Destinatarios de tus datos:

Te informamos que a tu información accede el Istituto Europeo di Design, S.L. y las entidades del Grupo IED.

Derechos:

Tienes derecho a acceder, rectificar, cancelar y a oponerse a aquellos tratamientos que no desees, comunicándolo a: baja@madrid.ied.es, o cancelando tu suscripción desde los newsletters del IED

Si necesitas más información puedes consultarla aquí